16 Ago2019septiembre 24, 2019
Mi hijo de 1 año no quiere comer sólidos: ¿qué hago?

Mi hijo de 1 año no quiere comer sólidos: ¿qué hago?

Algunos niños pasan de la alimentación líquida a la sólida con bastante rapidez; en estos casos, los pequeños comen casi cualquier cosa que se les da. Otros, en cambio, llevan bastante mal este proceso de transición y no quieren comer alimentos sólidos.

16 Ago2019septiembre 24, 2019
Alergia al pescado en niños, signos de alerta

Alergia al pescado en niños, signos de alerta

Existen muchos tipos de alergias alimentarias en los niños. Entre ellas, una de las más comunes es la alergia al pescado, que no es lo mismo a una reacción a alimentos procedentes del mar. Al ser tan común, es necesario saber identificarla.

16 Ago2019septiembre 23, 2019
Beneficios del pescado en los niños

Beneficios del pescado en los niños

Todos los alimentos que ingerimos tienen importancia y determinan nuestro estado de salud, especialmente en los más pequeños. De todos estos alimentos, el pescado es el que da más beneficios a los niños.

16 Ago2019octubre 24, 2019
Cómo hacer que un niño coma verduras y frutas

Cómo hacer que un niño coma verduras y frutas

Las frutas y las verduras son los alimentos que contienen más vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Su consumo es necesario durante cualquier etapa de la vida pero, durante la infancia, tienen más importancia. Este periodo destaca por ser una etapa de rápido crecimiento y desarrollo; por eso, la necesidad de nutrientes es mayor.

Falsos mitos que debemos desterrar

Los mitos son algo que nos han acompañado durante toda la vida, pero no tienen que ser ciertos; por ello, te mostramos tres creencias falsas relacionadas con la alimentación saludable en los niños:

  • A los niños no les gusta la verdura: porque a un niño no le agrade no significa que a ninguno lo haga. Además, no debemos dar a nuestros hijos recompensas por comer verdura porque, al hacerlo, él entiende que no está buena.
  • Los niños pueden tomar más azúcar: mentira. Los niños necesitan energía para desarrollarse, pero no vale cualquiera. Además, aquellos pequeños que, por cuestiones genéticas, vayan a crecer más, tendrán más hambre.
  • Comer sano es aburrido o complicado: de eso nada, todo depende de lo que a ti te guste cocinar. Puedes hacer desde un sencillo plato de macarrones hasta otros más ingeniosos.

Consejos para favorecer una buena alimentación en los niños

Una alimentación saludable para niños es imprescindible y aquí te dejamos unos tips para conseguirlo:

Comer en familia

Con esta sencilla actividad, niños y padres pueden contarse lo que han hecho en el día. Estos momentos son perfectos para darles ejemplo y llevar una alimentación saludable; además, son situaciones ideales para incluir un nuevo alimento en su dieta.

Los pequeños que comen regularmente con sus padres suelen caracterizarse por:

  • Comen frutas, cereales y vegetales.
  • Comen menos alimentos poco saludables.
  • Es menos probable que beban alcohol, fumen tabaco o marihuana.

Tener en casa alimentos saludables

Los niños pequeños comen todo lo que tengan a su alrededor; por este motivo, es necesario tener en casa previsiones de alimentos saludables.

  • Frutas y verduras en su dieta diaria: el pequeño debería consumir, al menos, cinco porciones de fruta al día, en cada una de las comidas.
  • Elección de alimentos saludables del frigorífico: el yogur o las galletas integrales con queso son algunos de los productos que tu hijo puede elegir en su nevera.
  • Comer carnes desgrasadas y otras fuentes de proteínas: los huevos, el pescado o las frutas secas son ideales para tener una alimentación saludable.
  • Pan integral y cereales: con ellos, el pequeño no comerá fibra.
  • Controla el consumo de grasas: cocina los alimentos al horno o al vapor en lugar de freírlos.
  • Restringe las comidas de restaurantes rápidos: no hay que eliminarlos completamente, pero hay que tomarlos algún día esporádico.
  • Limita las bebidas dulces: haz que tu hijo beba agua o leche descremada en lugar de bebidas gaseosas o con sabor a fruta.

Dar buen ejemplo

La mejor manera de aprender es por imitación; si tú tienes una alimentación saludable, tu hijo entenderá que eso es lo mejor y no le costará comer frutas y verduras.

Consejos para dar una buena alimentación a los niños

También puedes limitar las porciones para no comer en exceso. Puedes comentarle al niño que la comida estaba muy rica pero que estás lleno y por eso no comerás más.

Por el contrario, no debes quejarse todo el día de tu cuerpo; con los niños debes mantener una actitud positiva siempre.

No discutir por la comida

Los niños deben tener una pizca de control en su alimentación y los progenitores deben controlar los alimentos que los pequeños tienen a su disposición.

Por ello, te mostramos algunas pautas a seguir:

  • Establecer un horario de comidas.
  • No obligar a tu hijo a comerse toda la comida del plato.
  • No recompensar con otras comidas, como son los postres.
  • No utilices la comida como una demostración de amor.

Involucrar a los niños en la preparación de los alimentos

Puedes hacer que tu hijo te ayude durante la compra y la preparación de los alimentos. Cuando vais los dos al supermercado, puedes enseñarle a leer las etiquetas que aparecen en los envases para que vaya familiarizándose con los valores nutritivos de los productos.

Cuando estás preparando la comida, mandale tareas propias a su edad y elogiale al finalizar.

Otro buen momento para involucrar a tu hijo es el almuerzo del colegio; puedes hacer que tu pequeño empiece a pensar y los dos vayan juntos a comprar los ingredientes necesarios.

Alimentos imprescindibles de 1 a 3 años

Una de las características del desarrollo de los niños de uno a tres años es que tienen un crecimiento constante, pero lento.

Los cambios en la dieta, evitando el consumo de algunas grasas, pueden hacer que crezcan fuertes y sanos y previene algunas enfermedades.

  • Leche: los niños necesitan más calcio y la leche suele ser el principal modo de ingerirlo. La mejor es la leche de continuación.
  • Carne: para desarrollarse intelectualmente, los niños necesitan grandes cantidades de hierro que otorga el consumo de carne. Durante esta etapa del desarrollo, lo mejor son las carnes suaves como el pollo o la ternera.
  • Pescado: da a los niños vitaminas necesarias como las vitamina A y D, encargadas de concentrar las grasas, y la vitamina B12. Además, son la fuente principal de ácidos grasos poliinsaturados Omega 3.
  • Grasas vegetales: los mejores alimentos son los que contienen aceite de oliva, excepto los de coco y palma.
  • Huevo: la clara del huevo hace que este producto sea uno de los que mayor valor biológico contiene. Por ello, es recomendable consumir unos tres huevos a la semana.
  • Frutas y verduras: estas fuentes de alimentación aportan al pequeño vitaminas como la A, la B o la C y una cantidad importante de fibra.
  • Legumbres: son perfectos para mezclar en puré con otros alimentos, para que sean más fáciles de comer.
  • Cereales y pastas: dan una importante cantidad de energía mediante hidratos de carbono. Después de la leche, son los alimentos más completos.

Alimentos necesarios para niños de uno a tres años

Aprende a distinguir los nutrientes que tu hijo necesita y los que no

Es necesario distinguir qué alimentos son los más recomendables para la alimentación de tu hijo y cuáles son los que debes evitar.

  • Proteínas: entre los alimentos que contienen más proteínas, los más recomendables son los mariscos, huevos, carne magra de res y productos de soja y frutos secos.
  • Lácteos: la mejor opción son aquellos productos que, o no tienen grasa, o su contenido es muy bajo.
  • Azúcar agregada: restringe el consumo de azúcares agregados como los edulcorantes de maíz o la miel, entre otros.
  • Grasas saturadas y trans: debes reemplazar las grasas saturadas por aceites vegetales y de frutos secos.

Cantidades recomendadas para niños de 2 a 3 años

Ingerir una cantidad inadecuada de calorías, más o menos, es peligrosa para la salud. Si el consumo es mayor puede derivar en una obesidad o una enfermedad crónica.

Por el contrario, si tu hijo ingiere menos energía de la que gasta, el organismo estará cansado y no permitirá un buen desarrollo. Un niño de dos a tres años debe ingerir, de media, 1250 Kilocalorías.

Calorías 1000 – 1400 Kcal, dependiendo del crecimiento y la actividad física
Proteína 55 – 113 gramos
Frutas Una pieza y media
Vegetales Una pieza y media
Cereales 85 – 142 gramos
Lácteos tres o cuatro raciones diarias (500 – 700 ml)