Tartamudez en niños: definición, tipos y tratamiento

TuEducadora / Blog / Trastornos del lenguaje / Tartamudez en niños: definición, tipos y tratamiento

Si ves que a tu hijo le cuesta mucho esfuerzo hablar es posible que el pequeño esté sufriendo tartamudez infantil. En este post te explico todo lo que tienes que saber acerca de este trastorno del habla y cómo puedes ayudarle a corregirlo.

¿Qué es la tartamudez infantil?

Se conoce como tartamudez al trastorno del lenguaje que conlleva un problema de fluidez que impide hablar de forma continuada. En la actualidad, el 5% de los niños de nuestro país sufren esta enfermedad, muchas veces ocasionada por el bloqueo que sufren al no sentirse capaces de articular una palabra.

Niña con tartamudez infantil se tapa la cara

La tartamudez infantil se puede corregir en un 80% de los casos diagnosticados. Eso sí, es importante diagnosticarlo durante las primeras etapas de desarrollo para que este problema se pueda solventar y no le afecte a su vida adulta.

Etapas de la tartamudez en los niños

Los síntomas de la tartamudez infantil dependen de la etapa de desarrollo en la que se encuentre tu hijo. Por ejemplo, los menores de 3 años con los que he trabajado solían mostrar síntomas como repeticiones y vacilaciones del lenguaje que estaban aprendiendo.

Educa en casa

Ya tiene que ir solo al baño, ¿verdad?

¿Quieres una guía para educar a tu peque? ¿Tienes dudas de si lo estás haciendo bien? Puedo ayudarte a educar de la mejor manera posible a tu niño. ¿Te apuntas?

Pide ahora mismo tu código de invitación a TuEducadora -> LO QUIERO

Causa de la tartamudez en niños

Según mi experiencia trabajando con niños, existen muchas causas que pueden explicar la tartamudez infantil. De todas ellas, las más comunes son:

  • Herencia: la tartamudez es una anomalía que puede transmitirse entre generaciones.
  • Control motor del habla: la coordinación sensorial, temporal y motora puede influir en el tartamudeo.

Factores de riesgo de la tartamudez

Además de estas dos causas, hay otros factores que te pueden indicar que tu hijo va a sufrir tartamudez.

  • Sexo: los niños tienen mucha más probabilidad, el doble, de tener tartamudez que las niñas. Además, los pequeños de 3 años son más tendentes a tener este trastorno que las pequeñas de 3 años.
  • Otro problema del habla existente: si el pequeño sufre otro trastorno del lenguaje, como la dislexia, es mucho más probable que sufra tartamudez.

Niño con tartamudez habla con su madre

¿Cómo se diagnostican los problemas del habla?

Lo mejor es que, si observar que tu hijo tiene problemas para pronunciar y se pone nervioso cuando debe hacerlo, no dudes en acudir a tu pediatra. En este caso, el médico se encargará de analizar la situación del pequeño y, de creer que está sufriendo tartamudez, le derive al logopeda. Este especialista será el encargado de hacer que el pequeño comience a pronunciar algunas palabras, hablar y hacerle leer en voz alta.

Solicita tu CÓDIGO DE INVITACIÓN GRATIS

Tartamudez: el mejor tratamiento

Según mi experiencia con los pequeños con tartamudez con los que he trabajado, estos son los mejores ejercicios para trabajar su trastorno:

  • Relajación: ayudan a disminuir la tensión muscular que el pequeño sufre cuando intenta expresarse.
  • Respiración: tumba al niño y coloca sobre su abdomen un libro para que el pequeño pueda observar como sube y baja.
  • Ritmo: lo mejor son frases cortas, sin prisas ni agobios.
  • Entorno: es imprescindible que los familiares y seres queridos conozcan el problema del niño, así no le exigen rapidez a la hora de hablar.
  • Aspectos psicológicos: es muy importante dar seguridad al niño y aumentar su autoestima, de no ser así, el pequeño no querrá hablar.
  • Juegos: soplar una vela o inflar un globo son algunos de los ejercicios que pueden ayudar a tu pequeño a superar la tartamudez. Además, existen juguetes pensados para superar este problema.

Lo que pueden hacer los padres

A continuación os explico algunas cosas que podéis hacer para ayudar a tus hijos a superar este trastorno:

  • Disminuye la presión que le produce hablar: en lugar de preguntarle directamente, lo mejor que puedes hacer es reformular las preguntas y emitirlas como comentarios.
  • Habla con él sobre lo que le ocurre: es lo más importante, debes hablar con tu hijo de forma positiva sobre lo que le pasa, especialmente si es consciente de su problema.
  • Ten paciencia: debes dar a tu hijo el tiempo que necesite para que termine de decir lo que quiere, no tienes que interrumpirle o apurarle. Además, frases como pedirle que hable “más despacio” o que “piense lo que quiere decir” no suelen ayudarles.
  • Muéstrale buenos hábitos de comunicación: no le tienes que decir cómo debe hablar, debes servirle de ejemplo, por ejemplo hablando más despacio, haciendo pausas entre oraciones y hablando de forma relajada.
  • Pide ayuda: lo más recomendable es que, en estos casos, te pongas en manos de profesionales que le ayudan al pequeño a superar su problemas del lenguaje.

Solicita tu CÓDIGO DE INVITACIÓN GRATIS

Desde TuEducadora tratamos de ayudarte a educar a tu peque sin necesidad de ir a la escuela infantil. TuEducadora está liderado por Marta López, educadora infantil con más de 10 años de trayectoria profesional, trabajando en diferentes escuelas infantiles así como educando a niños en sus casas con diferentes proyectos educativos.

¡Comenta lo que quieras!

Tu email no será publicado.