Semana 35 de embarazo: cultivo vagino-rectal

Marta López

Marta López, educadora infantil

Actualizado el

Semana de embarazo 35, ¡entramos en la recta final!. Si todo sale como está previsto, solo quedan cinco semanas para ver la cara de tu bebé.

Un bebé que en estos momentos alcanza ya los 46 centímetros, como cojín, y pesa 2.380 gramos, como un ordenador portátil.

Cambios en tu bebé esta semana

Semana 35 de embarazo: cultivo vagino-rectal

Tu bebé crece, por lo que el espacio que encuentra en tu interior para seguir con su frenética actividad es menor. Se estrecha el mundo en el que vive, por lo que las patadas que dará cada vez serán más intensas para ti.

Si sigue en tu interior, y aunque en semanas anteriores sus pulmones quedaban totalmente desarrollados, es cierto que aún pueden hacerlo un poquito más. Pero también es cierto que si está listo para nacer, no tendrá problemas para que funcionen con normalidad en el exterior de tu útero.

La superficie interior de los pulmones está llena de alveolos, que son minúsculas cavidades a las que llega el aire que respiramos y se encargan de realizar el intercambio gaseoso con la sangre, aportando oxígeno y recogiendo dióxido de carbono, para eliminarlo a través de la respiración.

Si haces un ejercicio de imaginación y supones que estás viendo un globo deshinchado mojado, que suele estar pegado, es un buen símil para imaginar a un recién nacido de menos de 34 semanas.

Recuerda que en el interior de tu útero no hay aire, por lo que, para que las paredes de los alveolos se despeguen, es necesario que se forme una sustancia que lo provoque, que se llama surfactante. Esta es la que consigue que los alveolos pulmonares no se colapsen.

Tus cambios físicos y emocionales

¿Quieres una buena noticia? Poco peso cogerás en estas últimas semanas, porque tu útero está llegando a su tamaño máximo. De ahora en adelante lo que ocurrirá será que se reducirá el líquido amniótico de tu interior a la par que tu bebé crece.

Y piensa que también estás en la recta final de todas esas molestias que te aquejan debido a tu estado de gestación. Pronto podrás decirle adiós a todos esos síntomas que ralentizan y hacen más complicado tu día a día.

Otros síntomas frecuentes del embarazo en la semana 34 son estreñimiento, estrías, síndrome del túnel carpiano, calostro, dolor de espalda, mareos, retención de líquidos, ciática, edemas en las piernas, hemorroides, varices, calambres en las piernas, etc.

Exámenes médicos y pruebas

Semana 35 de embarazo: cultivo vagino-rectal

Esta semana no hay escapatoria, por lo que tendrás que acudir a hacerte un cultivo vaginorectal, porque algunas mujeres son portadoras de una bacteria llamada estreptococo grupo B.

Esto supone que tengan la bacteria en su vagina o en su recto, formando parte de la flora, sin que le produzca infección alguna o cause problema a su salud.

Pero al entrar en contacto con el bebé tras la rotura de la bolsa amniótica, sí podría causarle infección al bebé cuando nazca.

Por eso tenemos que saber si eres portadora o no de esa bacteria.

La prueba consiste en introducir un bastoncillo largo llamado torunda un par de centímetros en la vagina y luego en el recto. Este bastoncillo se envía en un recipiente al laboratorio para que lo examinen y determinen su dicha batería se encuentra o no en tu flora vaginal.

En los informes el resultado se leerá como SGB, es decir, estreptococo del grupo B, o CVR, también conocido como cultivo vagino-rectal, seguido de un + si es positivo o de un si es negativo.

Pero si eres positiva en esta bacteria no tendrás que seguir ningún tratamiento, ya que dicho resultado no quiere decir que tengas ninguna enfermedad o dolencia que haya que tratar. La bacteria puede afectar a tu bebé en el momento del nacimiento, que será cuando se te administre un antibiótico intravenoso.

Consejos para tu bienestar

Si eres positiva en la bacteria del estreptococo y te tienen que tratar con antibiótico, debes saber que puedes ser más propensa a sufrir mastitis durante la lactancia o a una candidiasis tras el parto.

Y es que, cuando ingerimos antibióticos, estos matan la mayor parte de las bacterias buenas que tenemos en el organismo, y que nos defienden de enfermedades o dolencias. Se produce un desequilibrio en la flora bacteriana.

Cuando dicho desequilibrio tiene lugar en la flora bacteriana del pecho, puede favorecerse que una bacteria determinada se descontrole y crezca en exceso.

Por eso, tienes que estar muy atenta a posibles infecciones en el pecho. Si sufres alguna dolencia, por pequeña que sea, acude a tu matrona, y sigue sus consejos a la hora de amamantar a tu bebé, puesto que cualquier herida puede ser la puerta de entrada de cualquier infección a tu cuerpo.

Cuando en cambio el desequilibrio se produce en la flora vaginal, pueden crecer hongos. He de decirte que hay hongos en todas las vaginas, pero su número se mantiene gracias a las bacterias de la flora.

Cuando parte de esas bacterias se destruyen, las cándidas siguen creciendo sin control, y se produce una infección. Por eso notarás que tu flujo vaginal se vuelve blanco y espeso, con un aspecto similar al yogur, pudiendo incluso tener grumos y producirte un picor leve.

De ser este tu caso, consulta con tu ginecólogo o matrona, para que hagan un seguimiento y te puedan recetar algún medicamento para reducir las molestias.

Preguntas frecuentes de nuestros usuarios

¿Debo interrumpir la lactancia si tengo alguna herida en el pecho?

Por mucho que te hagan contado, no tienes por qué interrumpir la lactancia si has sufrido una mastitis. Por grave que esta sea, no contraindica la lactancia. Al contrario, la extracción de la leche del pecho de forma correcta puede formar parte del tratamiento. Pero será tu matrona o ginecólogo quienes deban ayudarte en este proceso.

¿Debo beber menos líquidos para controlar las fugas de orina que tengo?

No, porque correrías el riesgo de deshidratarte. Es normal que, debido a la presión que ejerce la cabeza de tu bebé sobre tu vejiga, si es que está colocado de cabeza, te haga tener pequeñas fugas o sentir la necesidad de ir al baño con más asiduidad. Pero es una consecuencia de su postura en tu interior, de su tamaño y del poco espacio con el que cuenta ya.

Opinión de Tueducadora y conclusiones

Semana 35 de embarazo: cultivo vagino-rectal

Ya te encuentras en la semana 35 de embarazo, es decir, el octavo mes, por lo que ahora sí podemos decir que te encuentras en la cuenta atrás de tu embarazo.

En estos momentos tu bebé rondará los 46 centímetros y pesará 2.380 gramos, por lo que es un feto muy desarrollado y bastante avanzado.

Cada vez crece más, y lo hará hasta el último día que se encuentra en tu panza, pero en cambio tú no cogerás más peso, porque el tamaño de tu útero ha llegado casi a su límite. Esto supondrá que tu bebé tendrá cada vez menos espacio, por lo que contará con menos líquido amniótico. No te preocupes porque no es una mala noticia. Es así de forma natural. En caso de que la bolsa se rompiera y perdiera líquido, entonces sí sería preocupante.

Otra consecuencia de que se quede sin espacio es que sus patadas y cualquier movimiento que haga tú lo notarás el doble, por lo que te sentirás un saco de boxeo constantemente. Pero ten presente que esas molestias y los síntomas frecuentes del embarazo están llegando a su fin.

Como te contábamos en la semana 34, es una realidad que sus pulmones están totalmente desarrollados, por lo que tu bebé podría respirar de forma autónoma si quisiera asomarse al mundo exterior. Pero si se queda en tu interior, siempre podrán desarrollarse un poquito más. Así que es bueno que aguante el máximo posible calentito y resguardado en tu útero.

Esta semana te toca realizarte un cultivo vaginorectal, que te pondrá en conocimiento de si eres o no portadora de la bacteria estreptococo del grupo B. Esta bacteria no te afectará a ti, como desearías, sino a tu bebé. Y es que, puestas a elegir, las madres prefieren pasar ellas por cualquier tipo de dolencia, para que sus bebés se queden a salvo.

Pero en esta ocasión, de ser positiva en esta bacteria, una vez se produzca el nacimiento, entonces habrá un tratamiento a  base de antibióticos. Un medicamento que puede provocarte mastitis o candidiasis, por lo que, de notar cualquier molestia en el pecho o cambios en tu flujo vaginal, deberás acudir a tu ginecólogo o matrona.

Si quieres saber que ocurrirá más adelante, consulta todos nuestros artículos sobre el embarazo semana a semana.

Marta López

Soy Marta, tu educadora infantil. Mi objetivo es ayudarte a enseñar a los más pequeños desde casa. ¡Lo tengo! He creado un proyecto educativo con el que conseguirás que aprenda y además se entretenga de manera divertida.

¡Comenta lo que quieras!

Tu email no será publicado.

14 − dos =