Torpeza en motricidad gruesa: qué es y cómo detectarlo

TuEducadora / Blog / Trastornos de la motricidad / Torpeza en motricidad gruesa: qué es y cómo detectarlo

El desorden evolutivo de la habilidad motriz o la torpeza motora es la dificultad que presentan los niños para moverse en el espacio. En este post te daré todos los tips que debes de saber acerca de este trastorno.

Niño con torpeza motora

 ¿Cómo saber si mi hijo tiene dispraxia o torpeza en la motricidad gruesa?

La motricidad del ser humano se distingue en fina y gruesa. Por su parte, la motricidad fina se refiere a los trabajos manuales; por otro lado, la gruesa se refiere a todas aquellas actividades que se desarrollan en un espacio y que son de índole física.

Algunos de los síntomas que presentan los niños con torpeza motora son los siguientes:

  • Generalmente, un niño con dispraxia no tiene un retardo en las pausas del desarrollo motor pero al andar, por ejemplo, se tropiezan y tienden a caerse o a llevarse por delante objetos.
  • Usan o cogen objetos de manera inadecuada. Por ejemplo: cubiertos, lápices, tijeras, etc.
  • Tienen dificultad para manejar objetos como, por ejemplo, balones.
  • Son más comunes y habituales las alteraciones de las praxias.
  • Falta de habilidad manual: se pone en evidencia en el dibujo y en la escritura.
  • Se expresa también a modo de trastornos articulatorios, bradilalia y dislalia.
  • Se puede presentar hipotonía muscular (blandez o flacidez).Trastornos en el esquema del cuerpo: dificultades para reconocer partes de su cuerpo o lograr lateralidad.

El método de intervención más usado en el ámbito educativo es el que orienta el aprendizaje al desarrollo de dichas competencias específicas.

Educa en casa

¿Te gustaría tener la ayuda de una educadora en tu casa?

¿Quieres una guía para educar a tu peque? ¿Tienes dudas de si lo estás haciendo bien? Puedo ayudarte a educar de la mejor manera posible a tu niño. ¿Te apuntas?

Pide ahora mismo tu código de invitación a TuEducadora -> LO QUIERO

Tipos de dispraxia

Aunque la dispraxia como término hace referencia principalmente a la no coordinación motora, también puede afectar a distintas áreas y niveles.

  • Dispraxia ideomotora: se produce una interrupción entre el acto de pensar y realizar un acto sencillo. Por ejemplo: coger un cepillo de dientes.
  • Dispraxia ideatoria: afecta a la cadena de secuencias de sencillos pasos que llevan a uno complejo. Por ejemplo: meter una llave en su cerradura.
  • Dispraxia oromotora o del habla: se ven afectados los grupos musculares encargados de la fonación. Demuestran dificultad para pronunciar algunas palabras o sílabas y, por ello, su habla se verá afectada.
  • Dispraxia constructiva: dificultad de comprender las relaciones espaciales entre objetos. Les resulta difícil trasladarlos de lugar. Por ejemplo: meter un neceser más pequeño dentro de otro más grande.

Manifestaciones de la torpeza motriz

Los trastornos de tipo psicomotor son más visibles. Se transforma en una preocupación para el niño y para los demás. Los síntomas de dispraxia pueden comenzar a ser visibles desde el año de edad pero se hacen más visibles entre los 5 y los 11 años.

Las principales manifestaciones que un niño que padece de torpeza motriz puede presentar son las siguientes:

  • Leve retardo en la adquisición de pautas motoras simples, como por ejemplo saltar o trepar escaleras.
  • Mucha dificultad para aprender a usar sus manos y reproducir movimientos al enseñárselos: muestran torpeza para vestirse, atarse los cordones, etc.
  • La inhabilidad motora podría afectar a todo tipo de movimientos: desde movimientos faciales (guiñar un ojo, silbar) hasta praxias más complejas como montar en bicicleta o el baile.
  • Dificultades en la escritura y el dibujo.
  • Puede haber presencia de dislalias, bradilalia y trastornos articulatorios.

Otras manifestaciones que pueden presentar son:

  • Hipotonía muscular (ya sea paralítica o no paralítica).
  • Debilidad motora (torpeza en movimientos, sincinesias y paratonía o incapacidad de relajar el tono de sus músculos voluntariamente.
  • Inestabilidad motriz.
  • Inhibición motriz.
  • Retrasos en la maduración.
  • Desarmonías tónico-motoras.
  • Trastornos del esquema corporal.
  • Apraxias y dispraxias infantiles.

Niño con torpeza de habilidad motriz

Causas y diagnóstico de la dispraxia

Algunos de los niños que presentan un retraso en la obtención de logros madurativos nacieron prematuros y otros sufrieron en la fase del feto o durante el parto por diversas causas.

También hay que tener en cuenta el hecho de que sus padres hayan podido tener dificultades motoras de pequeños, es frecuente y no es extraño que se herede.

Cuando se acude al pediatra, éste hará preguntas a los padres referentes al nacimiento (si todo fue correcto, lloró fuerte, etc) o respecto a la actualidad (posible flacidez de músculos, cansancio fácil, calambres, etc). En base a eso explorará el tono y la fuerza muscular, verá si el pequeño es capaz de levantar las piernas o soportar la presión de las manos.

Cuando se descarten enfermedades cerebrales graves, traumatológicas, de los nervios periféricos, de médula, etcétera, el pediatra podrá diagnosticar que se trata de una torpeza motora que refleja algún tipo de disfunción en el sistema nervioso central. Nuestro pequeño será igual de hábil que otros niños de su edad en poco tiempo.

Relación entre mala motricidad y síndrome de Asperger

La torpeza o la mala motricidad son rasgos que suelen presentar personas que padecen síndrome de Asperger, están recopilados en las clasificaciones diagnósticas de más alto prestigio.

Es habitual que los niños tarden bastantes en aprender a montar en bici o atarse los cordones. Otra de los aspectos que más se dan en niños Asperger es la mala grafía. Que un niño se retrase en llegar a sus hitos motrices es el principal motivo de preocupación de los padres.

No es de extrañar también que personas con Síndrome de Asperger que no muestren en absoluto algún tipo de torpeza motriz.

Cómo ayudar a mi hijo con trastorno motriz

Es muy importante ayudarles a evolucionar ya que se pueden sentir inseguros o rechazados por presentar estos inconvenientes. Lo ideal es contactar con un profesional experto en motricidad para educar adecuadamente sus movimientos.

Nosotros, como padres, también podemos ayudar a que mejoren ciertos aspectos en la motricidad gruesa y fina. Te aconsejamos que practiques con tu hijo lo siguiente:

  • Bajar escaleras, controlando que lo haga correctamente, cuando tenga 3 o 4 años.
  • Andar con un pie delante de otro de manera recta, marcando una línea.
  • Saltar (sobre los dos pies y sobre uno)
  • Andar sobre los talones.
  • Abrir y cerrar cerraduras.
  • Hacer puentes con cubos.
  • Colorear y copiar figuras.

Solicita tu CÓDIGO DE INVITACIÓN GRATIS

Desde TuEducadora tratamos de ayudarte a educar a tu peque sin necesidad de ir a la escuela infantil. TuEducadora está liderado por Marta López, educadora infantil con más de 10 años de trayectoria profesional, trabajando en diferentes escuelas infantiles así como educando a niños en sus casas con diferentes proyectos educativos.

¡Comenta lo que quieras!

Tu email no será publicado.