Semana 7 de embarazo: ¡ya puedes ver latir su corazón!

Marta López

Marta López, educadora infantil

Actualizado el

Mami, te encuentras en la semana 7 de embarazo, y eso significa que tu pequeño/a bebé mide un centímetro de largo, es decir, es como un grano de café, por si quieres compararlo con un producto tangible.

Lo más sorprendente es que ya puedes escuchar latir su corazón. Te aseguro que es una experiencia de lo más especial, y no se te olvidará en mucho tiempo.

Cambios en tu bebé esta semana

Tu pequeño/a ya es un bebé que se mueve mucho y con bastante frecuencia, pero por su tamaño, no lo notarás demasiado hasta que no crezca un poco.

Además, sus órganos siguen diferenciándose y creciendo rápidamente, excepto la zona dorsal con aspecto de colita de renacuajo, que se encoge.

Esta semana se forma su tracto digestivo y comienzan a diferenciarse los ojos, el oído y los agujeros de la nariz.

Poco a poco irá tomando forma de bebé, por eso cuando acudas a la próxima ecografía podrás diferenciar perfectamente algunas partes de su cuerpo y su cara.

Tus cambios físicos y emocionales

Semana 7 de embarazo: ¡ya puedes ver latir su corazón! 1

Pero no solo tu bebé experimenta cambios, porque tu cuerpo y tú también lo hacéis, puesto que se prepara para el crecimiento de tu bebé dentro de ti.

Esta semana tu útero también sigue creciendo, y puede que los calambres abdominales sigan siendo constantes, como cuando tenías la menstruación.

La presión en tu vejiga también irá en aumento, y por tanto, las ganas de orinar serán constantes. Al estar comprimida, tu vejiga cada vez puede acumular menor cantidad de líquido.

Quédate bien con el nombre de la hormona progesterona, que empieza a hacer de las suyas en tu cuerpo, concretamente en tu intestino, apareciendo o acrecentando el estreñimiento.

Se trata de un ‘efecto secundario’ del embarazo que en unas mujeres tarda más en aparecer que en otras, pero que suele estar presente en todas, tarde o temprano. Y es que, al efecto de dicha hormona se le añade el crecimiento del tamaño del útero, que comprime el aparato digestivo. 

Es muy frecuente que un alto porcentaje de las embarazadas, a estas alturas, ya tengan náuseas en algún momento del día. Y seguro que es tu caso. Pero si te sirve de consuelo, en pocas semanas irán remitiendo o desapareciendo.

Y por otro lado, en el cuello del útero se empieza a formar el tapón mucoso, que tiene la función de evitar la entrada de microorganismos al interior de este y proteger al bebé.

En general, esta semana experimentarás tensión mamaria, estreñimiento, náuseas, cansancio y somnolencia, calambres abdominales y ganas frecuentes de orinar.

Consejos para tu bienestar

Si el estreñimiento (hacer heces duras, independientemente de cada cuantos días vayas al baño) ya se ha instalado en tu día a día, es mejor que vayas introduciendo ciertos hábitos en tu vida para intentar rebajarlo al máximo, puesto que será una incomodidad que te acompañe durante varios meses.

Ingerir importantes cantidades de líquido te ayudará a mantener al estreñimiento a raya. No solo tienes que ceñirte a beber agua, sino que en la fruta, las sopas y otros alimentos podrás encontrar a tu aliado perfecto.

Intenta aumentar las piezas de fruta y verduras que ingieres, y cambia el arroz y la pasta por su versión integral, que te aportarán mayor cantidad de fibra.

Introducir el ejercicio en tu vida diaria también te ayudará a combatir el estreñimiento. Recuerda que la progesterona enlentece el movimiento del intestino, por eso hay que reforzar el movimiento del mismo. Apuesta por caminar a paso ligero, hacer pilates o natación, que además te generarán otros beneficios en el estado en el que te encuentras.

Exámenes médicos y pruebas

Si te apetece o cuentas con un seguro privado, puedes optar por hacerte una ecografía temprana, que te permitirá ver el latido del corazón de tu bebé, aunque aún no se pueda oír.

Eso sí, ten en cuenta que se tratará de una ecografía vaginal, no abdominal, porque el útero aún está escondido tras el hueso del pubis, dificultando que pueda verse colocando una sonda sobre tu vientre.

Es cierto que la ecografía abdominal es más cómoda, pero tu ginecólogo tendrá mucho cuidado para que no te resulte molesta.

Aunque es muy pronto para poder reconocer si quiera a tu bebé, esta ecografía te ayudará a valorar dónde se ha implantado en el útero, confirmando que esté en el lugar adecuado y no se trate de un embarazo extrauterino, y también verás si viene un bebé o dos.

Preguntas de nuestros usuarios

¿Puedo o debo hacerme una ecografía tan pronto?

Es cierto que una ecografía, en este caso, vaginal y no abdominal, no te permitirá ver con claridad a tu bebé, porque aún es muy pronto, sí que permitirá saber que el bebé se encuentra encajado en el lugar idóneo. Con todo, esta ecografía no es garantía de futuro, porque la situación puede cambiar, pero te permitirá una tranquilidad inicial.

¿Qué se siente en el vientre a la séptima semana de embarazo?

Aún no notarás el movimiento de tu bebé, porque su tamaño es muy reducido aún. Pero sabrás que estás embarazada porque ya habrán aparecido las molestas náuseas, tendrás calambres abdominales como cuando tenías la menstruación, y el cansancio y la somnolencia serán una constante.

¿Notaré ya que aumenta mi peso?

Aunque sea una noticia que nunca queremos conocer, sí es cierto que ya empezarás a tener la sensación de que tu peso aumenta, porque tus ganas de comer quizás hayan crecido.

Opinión de Tueducadora y conclusiones

Mami, te encuentras en un momento dulce del embarazo. La séptima semana de embarazo te deja una sensación de que todo está a medias, y  aunque es difícil ver a tu bebé a través de una ecografía, que en este caso será vaginal y no abdominal, ya podrás ver el latido de su corazón.

Tu bebé no será mayor que un grano de café, pero sus órganos siguen formándose. No lo notarás aún, por su tamaño, pero es un pequeño/a muy activo/a.

Aunque no podrás presumir de barriguita de embarazada, porque aún no habrá comenzado a crecer, sentirás otros síntomas del embarazo. Seguro que a estas alturas no te libras de las desagradables náuseas, en algún momento del día; la presión en tus mamas aumenta; las ganas de orinar se multiplican; puede aparecer el estreñimiento; y el cansancio y la somnolencia serán unos compañeros constantes.

En este punto de tu embarazo tendrás que estar controlada por tu médico, que te habrá derivado al ginecólogo. Y si tienes curiosidad o tienes un seguro privado, podrás optar a una ecografía vaginal, que te permitirá saber si tienes en tu interior uno o dos bebés.

Si quieres saber que ocurrirá más adelante, consulta todos nuestros artículos sobre el embarazo semana a semana.

Semana 7 de embarazo: ¡ya puedes ver latir su corazón! 2

Marta López

Soy Marta, tu educadora infantil. Mi objetivo es ayudarte a enseñar a los más pequeños desde casa. ¡Lo tengo! He creado un proyecto educativo con el que conseguirás que aprenda y además se entretenga de manera divertida.

¡Comenta lo que quieras!

Tu email no será publicado.