Mi hijo suda mucho cuando duerme, ¿tengo que preocuparme?

TuEducadora / Blog / Sueño infantil / Mi hijo suda mucho cuando duerme, ¿tengo que preocuparme?

Es totalmente normal que nuestros bebés se despierten empapados en sudor al despertarse de la siesta aunque no haga excesivo calor. De hecho, es muy frecuente que suden mientras se les da el pecho. En el caso de la toma de pecho la explicación es muy sencilla: a ellos les supone un esfuerzo considerable. Además, reciben el calor de las mamás al estar pegados a ellas. Hay una transmisión de calor mutua por contacto; por ello, también es normal que todas las madres suden al dar el pecho.

En cuanto a la sudoración al dormir es algo más complejo. Por ello, en este post te explicaremos todo aquello que debes saber sobre el exceso de sudor de nuestros pequeños mientras duermen.

Bebé durmiendo con su peluche

¿Por qué sudan los bebés cuando duermen?

Existen diversas causas para que una persona sude: altas temperaturas, exceso de ropa, fiebre, exceso de ejercicio… Sin embargo, es curioso observar que los bebés en ocasiones se empapan de sudor sin una razón obvia u aparente.

Los bebés tienen una relación de superficie corporal mayor que los adultos al ser más compactos. Además, por lo general los bebés tienden a estar gorditos y eso aumenta esta relación.

A continuación, te mostramos algunas de las principales razones por las cuales los bebés sudan cuando duermen y las cuáles pueden ser un gran inconveniente si haces colecho con tu pequeño.

  • Cambio de actividad: los niños cambian de una óptima actividad a la más absoluta calma. El cuerpo reduce de manera drástica su actividad y una gran cantidad de energía, que ya no es necesaria en ellos, se elimina en forma de sudor.
  • Cena abundante: es común que los niños se acuesten al poco tiempo de cenar. Si la comida ha sido ciertamente abundante es normal que suden debido al proceso de digestión. La energía se reduce y se produce un exceso de sudoración. Es similar a cuando seguimos sudando una vez hemos acabado de hacer deporte.
  • Ropa de cama: con el único afán de abrigar correctamente a nuestros hijos, en ocasiones ponemos mantas, colchas y edredones de más. También hay que tener en cuenta que muchos cubrecolchones están hechos de plástico, material que impide el paso del aire.
  • Apnea del sueño: los bebés que sufren esta parada de unos 20 segundos en la entrada del aire sudan más. Les cuesta algo más de trabajo respirar y un pediatra debe supervisar estos casos.
  • Complicaciones: diversas enfermedades de tipo respiratorio, cardiopatías congénitas, rinitis, reflujo gastroesofágico, la fiebre en bajada o la dermatitis atópica pueden causar una mayor sudoración.

Debes preocuparte por mantener la habitación a una temperatura adecuada y evitar el exceso de abrigo a la hora de dormir.

Educa en casa

¿Te gustaría tener la ayuda de una educadora en tu casa?

¿Quieres una guía para educar a tu peque? ¿Tienes dudas de si lo estás haciendo bien? Puedo ayudarte a educar de la mejor manera posible a tu niño. ¿Te apuntas?

Pide ahora mismo tu código de invitación a TuEducadora -> LO QUIERO

¿Cuándo consultar al pediatra?

Debes acudir al pediatra si observas que la sudoración es excesiva o llamativa. No obstante, los pediatras dictaminan que casi siempre el exceso de sudoración se debe a la variabilidad normal que sufren las personas. Es cierto que el exceso de sudoración es síntoma de algunas enfermedades pero es muy raro que éste fuese el único síntoma que apareciese en caso de enfermedad.

Bebé bebiendo agua

¿Debo darle agua si suda mucho?

A tu bebé no le hará falta beber agua mientras esté tomando exclusivamente leche. Es decir, antes de los 6 meses. La leche le ofrecerá la hidratación que precisa durante esos meses. Comienza a darle agua cuando empieces a darles purés y papillas. No te agobies si al principio la rechaza, es algo totalmente normal.

A partir del medio año podrás complementar su alimentación con medio vaso de agua diario hasta que también tome alimentos sólidos. Si le das demasiada podrías provocarle dolor de estómago o quitarle hambre.  No obstante, puedes consultar con tu pediatra si antes de los 6 meses puedes darle agua además de leche.

El bebé cuando suda está perdiendo líquidos y es importante que los reponga para estar bien hidratados. La hidratación de tipo infantil es esencia ya que la deshidratación puede acarrear serios problemas en la salud de los bebés.

Como curiosidad, un bebé que se alimenta por pecho puede mamar por hambre o por sed. En el caso de ser por sed lo hace a deshoras, toma tan sólo un poquito del pecho y posteriormente lo suelta para hacer lo mismo con el otro pecho. Esto se debe a que la leche que sale al principio es algo más acuosa y ligera, por lo que calma más la sed.

Solicita tu CÓDIGO DE INVITACIÓN GRATIS

Desde TuEducadora tratamos de ayudarte a educar a tu peque sin necesidad de ir a la escuela infantil. TuEducadora está liderado por Marta López, educadora infantil con más de 10 años de trayectoria profesional, trabajando en diferentes escuelas infantiles así como educando a niños en sus casas con diferentes proyectos educativos.

¡Comenta lo que quieras!

Tu email no será publicado.